Blog de 1376

Red inalambrica wifi

Yo creo que las venganzas imaginarias son como las fantasías sexuales, no hacen daño a nadie, no tienen trascendencia. Pero no veas que agustito te quedas!

Hay una pequeña venganza que además tiene su bis cómica que sí logré llevar a cabo, pero esta no la urdí, es que a veces el destino te lo pone a huevo, pero bueno fue algo más bien light, ya os Red inalambrica wifi...

No deja de sorprenderme (aunque a estas alturas ya nada debería de causarme sorpresa alguna) cuando entra en mi despacho una maruja de mediana edad, entre 40 y 50, de esas de aspecto impecablemente clásico, faldita por media rodilla o conjuntito pantalón de lo más aséptico, pelo cortito cuidadosamente teñido, o media melena de corte clásico, y yo pienso que asistiré a una rueda de preguntas por los niños, los no tan niños, la economía o la sola esperanza de que yo le diga algo que le saque de la rutina y aburrimiento.

Y cual no es mi sorpresa cuando la maruja se descuelga con una tórrida historia de pasiones escondidas (donde las esconderán en un pueblo tan relativamente pequeño!?) amantes varios, maridos en la inopia e hijos que no se enteran de nada perdidos en su propio naufragio adolescente. Podría pensar que van de farol o que se les ha ido la olla con tanta telenovela barata, pero no, las cartas (del tarot) me confirman que "hay Fuente".

Me las remiro, no les encuentro el encanto, no acostumbran a ser ni guapas ni feas, simplemente "corrientes", de esas que no te miras por la calle ni para bien ni para mal. Tal vez su encanto radique en la discrección que las distingue. 


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: