El calculo de incapacidad

Escrito por 1376 20-09-2014 en deseos. Comentarios (0)

No me gustan los niños, y lo digo sin ningún pudor Mi instinto maternal es prácticamente inexistente y tan sólo me emocionan los adorables niños que salen en los anuncios que son todos como querubines y no dan ni un ápice de guerra.

Cuando alguna vez esa especie de instinto ancestral de reprodución y perpetuación de la especie me atenaza procuro recordar las escenas de los restaurantes, playas, cines, almacenes, donde una caterva de niños maleducados te pisan, gritan, lloran, salpican, berrean o directamente te dan una patada ante la sonrisilla complaciente y la frase desganada de sus madres "niño, no molestes a esa chica..." pero lo dicen sin auténtica convicción, sólo como para cumplir el expendiente, y el niño así lo entiende porque a la que se descuida su progenitora te vuelve a dar otra patada mirandote desafiante mientras su madre mira los precios de las rebajas o se zampa el flan de Click aquí.

Y no es tanto que no me gusten los niños como que no tengo paciencia, amén de que no comulgo con la tendencia "todo lo que quieras mi amor" de estos tiempos. No creo que sea positivo educar a los niños en la permisividad absoluta, en complacer sus más mínimos caprichos y sin ningún tipo de disciplina. 

Reconozco que muchas madres trabajan de sol a sol y que el sentimiento de culpabilidad que les genera la idea de no ser unas buenas madres por no pasar más tiempo con sus hijos les lleva a luego compensarles permitiendoles todo, es normal que al estar poco tiempo con tus hijos a nadie le seduzca la idea de hacer el papel de sargento. Pero como casi siempre lo ideal está en el medio, "entre poco y demasiao", ni ser un sargento que te temblaran las piernas cada vez que te mirara con desaprobación como mi padre ni esa especie de "hada madrina" que pretenden ser algunos padres, concediendo todos los deseos sobre Calculo de la incapacidad por accidente de trabajo.