Android gratis

Escrito por 1376 29-07-2015 en seguir. Comentarios (0)

¡¡Lo de bloguear, se va a acabar!! (como decía aquél anuncio de detergentes...).Al menos el hacerlo desde el trabajo.

Os explico:

Ayer por la tarde, cuando el reloj marcaba las cinco y cuarto, el gran jefe indio “Toro levantado” (pues nunca está sentadito y en su sitio) decidió otorgarme la “Incidencia honorífica por conexiones ínternáuticas del día”.

Además, el muy...ummh, ¿cómo podríamos definirlo? (apelo a vuestro criterio), resultó ser que me estaba espiando.

Si, sí...tal y como os lo digo. Se situó tras una bancada que queda a mi espalda donde yo no podía verle y permaneció allí los minutos que hicieron falta hasta que me pilló con las manos en la masa “a lo Elena Santonja”...ja,ja,ja..

Tengo la suerte de conocer a unas personas que como coordinadoras son estupendas y como compañeras ya ni os cuento.

Después de ver a ese personaje hablar conmigo y una vez se hubo largado a elaborar su preciada incidencia, acudieron raudas y veloces ha preguntarme qué había ocurrido y si “se había pasado conmigo” (palabras textuales).

Que par de soletes la Gemma y la Mireia, la Mireia y la Gemma .

Después de explicarles lo acontecido comprobé que mi ex cordinadora (Gemma) se dirigía a supervisión y entablaba una conversación con “las súper”.

No quise pensar que estaba dando la cara por mí, pero parece ser que lo hizo.

Más tarde regresó el susodicho, con ese gesto altivo y cargado de prepotencia que tanto le caracteriza para plantarme sobre la mesa la incidencia y su copia respectivamente, solicitó mis autógrafos para validarlas y, justo acabándolas de firmar, me sorprendió ver por el rabillo del ojo como se acercaban dos siluetas que se colocaban a nuestra espalda.

¡¡Eran las súper!!... en un primer momento se me encogió el estómago y los nervios se apoderaron de mí. Como si no las hubiese visto, comencé a increparle el hecho de que no se dirigiese a nadie más que para endosarles incidencias y le dije que estaba harta de que en el poco tiempo que lleva como coordinador ya me haya tramitado tres con aquélla última.

Cual fue mi sorpresa cuando, en lugar de dirigirse a mí como yo esperaba, se acercan a mi coord. y muy suavemente le invitan a que las acompañe al despacho.

Él, obediente y evidentemente nervioso ante la situación acata el mandato y se marcha cabizbajo, como perrillo con el rabo entre las piernas.

Me quedé un poco mal, no creáis porque aún y con todo eso fui capaz de ponerme e su piel en aquellos instantes tan equívocos y angustiosos y no me gustó lo que sentí.

Informaros de que volvió al poco rato para comunicarme que la incidencia no iba a llevarse a cabo pero que, eso sí, iban a investigar mis conexiones para ver si las había y seguir adelante con ella o no.

Quince minutos de conversación tuvimos.

http://www.apps-android.com.mx/